No sólo de profundas reflexiones vive un voluntariado…

¡Hola a todos!

Después de profundas reflexiones y descripciones de lo vivido interna y externamente estamos seguras que estáis deseando saber la parte cómica de nuestro voluntariado.

gallos ayolasLo primero con lo que nos chocamos al llegar a Paraguay fue con la naturaleza. Aquí hasta los sapos son acogedores; fueron los primeros en darnos la bienvenida, en lugares tan insospechados como el baño, que aprendimos que era suyo y de su familia. Los segundos en recibirnos fueron nuestros amigos los gallos, que, como hemos podido comprobar en nuestra estancia, cantan a todas horas, sin ningún tipo de orden ni concierto, y de unas maneras un tanto extrañas. Seguimos mirándolos mal cuando nos los encontramos por la calle. Sueltas también están todas las vacas y toros, que pasan sin problemas ante lo que se le pongan. Descubrimos que sí que corrían, aunque nos advirtieron que no, y que su sitio favorito es nuestro jardín. Más de un encontronazo hemos tenido ya…toros paraguay

Lingüísticamente también hemos tenido algún que otro episodio. La confusión de palabras (totalmente involuntaria) viene siendo algo común. Descubrimos (más tarde que pronto) que no es ramera, sino remera; que no es pololó, sino pororó; que cuchi significa gordito (y una linarense sin el cuchi no es nada… imagínense) y un largo etcétera. Descubrimos que aquí algo no es “bonito”, es “una preciosura”. No solo es preciosura una puesta de sol, o la inmensidad del Paraná, sino que también lo es una hormiga (o eso dice Nati).

No podemos dejar de contaros nuestros episodios nocturnos. Por las noches, mientras unas hacen dictados y otras sueñan que han sido raptadas junto al Papa, otras se despiertan sobresaltadas por ruidos, que suelen ser o bien tejas caídas o bien Pilar que, jaquecosa y a oscuras no encontraba la llave de la puerta. El resto se levantaba y armadas con una linterna salían en busca de aventuras.

Hablando de valentía, de naturaleza y cosas por el estilo, un día dando clase en el salón una niña gritó “¡víbora!”. Mientras unas, armadas con un palo, le decían a un niño que le pegara más fuerte al bicho, otras valientes desde fuera comentábamos lo grande que era y que probablemente hasta venenosa desde la distancia prudencial de la ventana.

playa ayolasPor cierto, tenemos que contaros un descubrimiento que hemos hecho. Ya sabemos de dónde viene la playa fluvial de Ayolas: de toda la arena que barremos en el salón. Cada día nos sorprendemos más y más, y hemos decidido armar otra cerca de la casa de las hermanas para no tener que ir tan lejos para contemplar la puesta de sol.

El momento de las duchas también es poco menos que memorable. Después de descubrir que una daba calambre y sin fiarnos de la otra decidimos aceptar la petición de las hermanas y ducharnos aquí, por lo que cada día vamos y venimos  con nuestra ropa, nuestras toallas, nuestro champú y nuestro gel, calle arriba y calle abajo. Los niños ya no saben dónde vivimos de verdad con el trajín que traemos.

Nos encanta también el momento del parchís, en el que se escuchan frases como: “¡a por la verde, que mira cómo va!” “¿Pero por qué me coméis solo a mi?” “¡Definitivamente, soy pez pasto!” “¡Aquí se huele la perversidad por todas partes!”
Cuando Sacra saca unos dice siempre: mira qué maravilla. Cuando se repiten suelta un: qué desgraciada soy. Nosotras nos partimos, y más cuando va de buena y acaba comiéndonos sin piedad, aunque para comer, nosotras, pero literalmente. Somos las pirañas de Ayolas.

Lucía y PilarCuando llegamos decidimos mover una de las camas para estar las cuatro juntas. Lo que no sabíamos es que, pieza a pieza, se nos iba a caer por el camino. Impedidas por la risa, dejamos que Lucía, que es toda una manitas, la arreglara.  Este y otros momentos con las camas, como cuando movimos una en casa de las hermanas cual procesión, son también dignos de recordar.

Bueno, ahora sabéis alguno de los episodios divertidos que nos están sucediendo en este voluntariado. ¡Os seguiremos contando!

Besos de Bea, Joana, Lucía y Pilar.