Semanas intensas

Estos días han sido muy intensos así que aquí va nuestra crónica de estas dos últimas semanas:

El lunes 25 de Julio, festividad de Santiago, fuimos con la Hna. Máxima a Santiago, una localidad cercana, de donde ella es natural, para vivir con ella las fiestas patronales. Tras sumarnos a la procesión del santo por los alrededores de la iglesia, donde nos sorprendió que lo llevaran en procesión en un todoterreno, pasamos a la misa que dio el obispo (Monseñor Mario Melanio), una misa preciosa repleta de canciones que hablan de la gente y del pueblo paraguayo, canciones sentidas y vividas que nos llevaremos siempre con nosotras en el corazón. Tras la celebración, probamos algo de comida paraguaya (caburé) y nos fuimos con el pa’i Esteban varias de nosotras y el resto con las hermanas en coche a conocer el Monasterio de los Benedictinos que hay cerca de Santiago; un viaje movidito pero que mereció la pena por ver los paisajes y por la verdadera PAZ que se respiraba allí. Tras esto, fuimos todos juntos a comer a Santiago de vuelta, donde no pudimos sino sorprendernos de la manera de preparar la carne asada. Tras este fin de fiesta volvimos a Ayolas para descansar y prepararnos para la semana tan intensa que teníamos por delante.

Después del día de fiesta anterior, volvíamos al trabajo, pero esta vez de una forma distinta. Como os contamos en la crónica anterior, las vacaciones acababan pronto, y al volver a las clases, teníamos que organizarnos de otra manera.

A pesar de que los primeros días fueron un poco confusos, nuestra organización final fue dedicar todas las mañanas a ayudar a las profesoras Luz e Ina en las clases de la escuelita “Madre Celia”, tarea de la que estamos disfrutando muchísimo, ya que también nos recuerda que todo lo que se promociona en nuestros colegios (en España), las campañas, acciones solidarias… tiene realmente sentido, y estamos experimentando su fruto en directo.

Por las tardes, un día a la semana apoyamos a los chicos de nuestro barrio, barrio Lima, y el resto de tardes, nos repartimos dos tardes en el barrio de San Isidro, y las dos tardes restantes en el barrio de San Rafael, cerca del río, donde acordamos con los chicos de este barrio que los viernes, en vez de tener juegos y luego estudiar, comenzaríamos estudiando y como despedida de la semana, acabaríamos jugando todos un partido de fútbol en la canchita del barrio.

Tras adecuarnos al horario, seguíamos viviendo unos días intensos, debido también a los nervios que teníamos todas con el Capítulo General que se estaba celebrando en España (nervios contagiados por nuestras queridas hermanas paraguayas y nuestra “hermanita” Ángela) que lo vivieron muy intensamente. El día 28 por fin celebramos con la comunidad el nombramiento del nuevo Gobierno General.

El día 30 de Julio, se celebraba en toda Ayolas el día de la amistad, y como aquí se celebra TODO, había todo tipo de dinámicas a lo largo de la jornada, juegos con los más pequeños y más tarde con los más mayores un encuentro zonal, y también hubo una Eucaristía y una fiesta tras la misa, que nos perdimos, por cierto, ya que algunas estaban “indispuestas” y no salimos de casa esa tarde. El domingo fue nuestro “domingo de resurrección”, las enfermitas se recuperaron y nos comenzamos a preparar para esta semana que ha entrado y que prometía también ser muy intensa.

DSC_0698

En este domingo, aprovechando que teníamos una tarde más tranquila, fuimos a pasear con los niños del barrio, donde nos quedamos sorprendidas de dónde vivían, a tan sólo una calle de donde dormimos nosotras, como todo cambiaba, pasando de la carretera asfaltada que dividía nuestra calle a caminos de tierra casi sin iluminar.

En unión con toda la diócesis hemos participado también de “una semana de oración por todos los niños y jóvenes que sufren”  por lo que cada tarde hemos tenido una oración dedicada a cada uno de los cinco continentes, culminando hoy viernes con una oración muy bonita dedicada al Paraguay.

Con los más pequeños de la escuelita, hemos puesto en práctica nuestros artes “manuales”; cantar, bailar, hacer carteles… y así hacíamos disfrutar a los niños jugando a la vez que aprendiendo, descubriendo así nuestro nuevo Hit del verano: “El cajón de las vocales”, próximamente en todas las plataformas digitales.

Parece ser que a los niños y a las profesoras les gustó tanto, que nos han ido recomendando por todo el pueblo, por lo que el jueves fuimos a una escuela de las afueras de Ayolas, una zona bastante empobrecida, la escuela básica de las Mercedes, para enseñarles las canciones, y en definitiva compartir, disfrutar y jugar con ellos. La acogida fue como siempre ¡espectacular! Recibimos infinitamente más de lo poco que pudimos dar…

Un día bastante intenso que culminó con otra celebración, la del día del párroco, donde celebramos esa festividad alrededor del pa’i Esteban, al que le cantamos una serenata vestidos de mariachis y  una sevillana e incluso nos atrevimos a bailar algo.

Con los pequeños de la escuela también, aprovechando que este fin de semana celebraremos una fiesta de Spínola Solidaria, hemos estado trabajando durante estos días el lema de este año “LEVÁNTATE Y ESCUCHA”, mediante juegos, dinámicas, y un cuento donde un árbol estaba necesitado de ayuda, y a partir de ahí los niños han pintado un árbol donde cada uno ha aportado algo para completarlo.

Este fin de semana y esta próxima semana también promete, por lo que os contaremos pronto, o eso esperamos.

Agüije y Añua a todos

Aitana, Ángela, Julia, Laura, Lorena y Macarena