Acogida calurosa en Ayolas

laura ni+¦osTras un viaje en el que perdimos la cuenta de la hora en la que vivíamos, y durante los dos días que pasamos en Asunción fuimos conscientes de los contrastes que había en esta capital, donde enfrente del Congreso recién construido, se encontraban decenas de casetillas destartaladas de madera donde viven los afectados de las inundaciones.

Y tras un viaje de seis horas en colectivo, por fin llegamos a nuestro destino final: AYOLAS.

Acompañadas siempre de la Hna. Máxima y de la Hna. Jose, llegamos al pueblo, donde casi después de “aterrizar”, nos recibía una sorpresa, todos los jóvenes Spínola de la zona se habían congregado para recibirnos en una fiesta que incluía comida, regalos, cantos y bailes.

Pero esta no sería la primera ni la última fiesta que tendríamos en esta primera semana (¿Cómo serán entonces las siguientes?), ya que en estos días también eran los cumpleaños de dos de nosotras: Ángela y Lorena, y para nuestra sorpresa y especialmente para las cumpleañeras, había preparadas ya dos cenas, una para cada una con torta incluida (tarta).seis

Después de varias invitaciones más a diversas celebraciones o comidas, nos dimos cuenta de lo celebrativo y acogedor que es el pueblo paraguayo, donde no importa que seamos desconocidas, ya que, en cinco días que llevamos aquí, hemos participado de cumpleaños, aniversarios de boda y celebraciones varias… Donde no conocíamos ni a los novios, ni a los cumpleañeros.

Del calor acogedor de las personas paraguayas, hemos pasado al frío intenso que nos ha calado hasta los huesos, llegando hasta el punto de rezar al Señor envueltas en mantas hasta las orejas, donde le pedíamos un poquito de calor para el cuerpo, pasando antes por días de calor sevillano, donde alguna se atrevió incluso a ponerse pantalones cortos y camiseta de tirantes.

Otro momento en el que nos dimos cuenta de lo celebrativos que eran aquí, era en las celebraciones de la Eucaristía, donde si no sabían que eramos españolas, daban la misa entera en guaraní (idioma en el que ya la vida nos ha hecho expertas), o misas donde el “pai” Esteban, bastante conocido en la zona, nos hacía subir al altar a explicar a una iglesia abarrotada quienes éramos, cosa que no nos daba vergüenza alguna.

macs dando claseLo importante aquí realmente, es lo que vinimos a hacer, nuestra misión con los barrios de San Isidro y San Rafael.

Mañanas y tardes de clases en distintos barrios, al menos por el momento, ya que los niños están de vacaciones, donde ya nos hemos intentado adaptar a las distintas necesidades de cada niño, en situaciones en los que los niveles son muy dispares. Esta labor en esta primera semana no podríamos haberla hecho sin los jóvenes Spínola del pueblo que nos han estado ayudando sin parar mañana y tarde, donde nos hacían tanto de traductores como de profesores de apoyo, aunque eso no ha quitado que hayan llegado las primeras frustraciones cuando los primeros niños se niegan a hacer la tarea, o ves que no entienden tus explicaciones, o conoces a los primeros estudiantes que han dejado la escuela, situaciones a las que no estamos acostumbradas, pero a las que nos iremos enfrentando con motivación, paciencia y con todo el cariño del mundo.lorelai dando clase

Todo ello en esta primera semana, pero irán surgiendo nuevas situaciones e historias que os iremos relatando.

Aguije y Añua a todos.

(Gracias y abrazos a todos.)

Ángela, Aitana, Julia, Laura, Lorena y Macarena.rio parana seis