Aprendiendo eso de que “Educar es formar el corazón”:

En esta crónica quiero compartir con vosotros una reflexión acerca de lo que es educar, fruto de las experiencias que estamos viviendo.

“Señor, ¿qué quieres de mí?”, quizá es la manera correcta de entender ese “¿Qué hago aquí, en Paraguay, este verano?”. Tenía claro que mi verano estaba en otros, no en mí ni en los que tengo cerca. Estaba para dedicarlo, regalarlo, compartirlo y construirlo al otro lado del charco.

vol 1 15-08-13Con la Fundación Spínola Solidaria el compromiso como voluntarias es la educación. Venimos a hacer un apoyo escolar para los que más dificultad tengan, en medio de la mayor pobreza que conocemos en esta zona de Paraguay.

Pero educar es mucho más. Educar es brindar oportunidades de desarrollo personal e intelectual. Es apostar por estos chicos y chicas facilitándoles el aprendizaje de materias básicas como las matemáticas, el castellano o el inglés. Es poner las bases, ayudar a construir lo que será su futuro el día de mañana. Es trabajar por la justicia desde los pilares más esenciales, es colaborar porque este mundo sea un poquito más justo e igualitario aportando nuestro granito de arena.

vol 2 15-08-13También educar implica al educador. Educar lleva implícito cuestionarte como persona, controlarte, medirte, perfeccionarte, reconocerte y asumirte como modelo. ¿Y qué implica ser modelo? Implica plantearse qué quiero sembrar en quienes me rodean y me siguen en lo que trato de enseñarles. Controlarte y medirte cuando las cosas no salen como te gustaría, cuando el cansancio o la frustración puedan llamar a tu puerta, cuando los chicos no colaboren en su propio aprendizaje.

vol 3 15-08-13Educar habla de conocimientos, habla de valores y habla, además, de límites. Educar es saber definir lo que está “bien” de lo que está “menos bien”, tratando de usar siempre el lenguaje más positivo, potenciador y menos dañino de las personas a las que tratamos de educar.

¿Y qué es educar sino cuidar a quien tengo al lado, a quien es más pequeño o aún más débil que yo? Educar pasa por los abrazos, los besos, las miradas, los gestos de afirmación, las sonrisas y la alegría; base de una educación que busca personas que aporten y luchen por su felicidad y la felicidad de quienes le rodean.

Educar es todo esto, sí… Es un torrente de emociones, sensaciones, preocupaciones y responsabilidades para todo aquel que decide “lanzarse a la piscina” del mundo y construir lo mejor que sabe y que sueña a su alrededor. Educar es un gran reto, quizá uno de los mayores retos, pero tan apasionante que es capaz de mover vidas, cambiar planes, dar sentido a proyectos de vida y ser el centro de más de una existencia.

vol 4 15-08-13Educar apasiona, descoloca, engrandece y a su vez educa. Hoy, tras casi un mes en Paraguay, afirmo sin dudar que todas hemos pasado por alguna de estas piezas que constituyen la educación; que todas nos hemos apasionado al ver a nuestros chicos; que nos hemos descolocado, recolocado y desasumido nuestras ideas sobre cómo se educa y sobre cómo pensábamos que sería educar en esta parte concreta del mundo. Y también afirmo que todas estamos creciendo día a día y tratando de ser más conscientes, más maduras y más sensibles a lo que la educación supone; a lo que el mundo esconde en sus distintas versiones de la realidad; y lo que la labor de los educadores puede suponer y brindar en estas vidas. Y por todo lo vivido, seguro que en algo ya nos está educando esta experiencia, esta apuesta por la educación.

No nos sentimos indiferentes y sí, somos diferentes a las que el 11 de julio cruzamos el charco.

Gracias, Señor, porque ya sé por qué estoy aquí.

Joana Valbuena, Beatriz Martín, Pilar Ruíz y Lucía Alcalá.