La experiencia termina con un GRACIAS!!

Blog Paraguay (1)Cruzando el charco, casi dos meses después, son muchos los sentimientos encontrados. Los miedos, la inquietud, el desconocimiento y las ganas de dar todo de nosotros se han convertido en recuerdos, rostros, miradas, vidas e historias con nombres propios.

Esta última semana ha sido una semana cargada de emociones. Aunque seguíam    os con nuestra rutina y nuestra misión, era mucha la gente que ha entrado en nuestras vidas y de las que teníamos que despedirnos. Despedida en la parroquia, con algunas de las familias que siempre nos han abierto sus casas, con los jóvenes, con los niños, etc. Cada despedida cargada de emoción. Con detalles que las hacían inolvidables.

El grupo Spínola de jóvenes tuvieron un gran detalle con nosotros en casa. Un regalito, una canción y una carta que nos emocionaba, nos hacía sentirnos privilegiados de haberlos conocidos. Un grupo que ha sido muy importante durante este tiempo aquí, que nos ha ayudado en la misión y que nos ha hecho sentir que el carisma Spínola está vivo por el mundo. Gente que lucha por lo mismo que nosotros, personas llenas de humildad, ilusión, sencillez y ganas de dar todo de ellos.

El último día de clase fue un día muy especial. En un parque cercano al salón donde damos las clases les preparamos una gynkana y después en el salón, una fiestecita de despedida donde frases como “profe les voy a extrañar mucho” o “siempre las llevaré en mi corazón” nos revolucionaban ante la inminente partida. Una vez más la ilusión ante lo pequeño se veía en sus caras, un detallito y algo de comida iluminaban esas miradas que tanto hablan.

Blog Paraguay (3)Pero la experiencia no terminaba en las despedidas aun nos quedaban algunos viajes en nuestros queridos colectivos llenos de aventuras. El domingo llegamos a las esperadas cataratas de Iguazú, un día en comunidad para disfrutar y presenciar la inmensidad de lo creado.

De Iguazú vuelta a Asunción, donde llegamos hace dos meses, donde volvimos a pasear entre las duras realidades de los inundados y donde compartimos unos días con las hermanas de la comunidad.

Blog Paraguay (4)Y nuestro último viaje, la visita a la Virgen de los Milagros de Caacupé, la virgen de los pobres. Un lugar de peregrinación lleno de oración, silencio y respeto.

Desde aquí, 30 horas de viaje nos esperaban para volver a casa en las que comenzó esta entrada del blog. Ahora ya en casa, todo parece un sueño, un sueño compartido que emociona y nos hace vivirnos agradecidas por tanto recibido en este tiempo por tierras paraguayas. Una tierra que nos ha cambiado, donde hemos dado lo mejor de nosotras, donde hemos descubierto muchas realidades y muchas personas increíbles.

Pero GRACIAS es una palabra que se queda pequeña ante tanto recibido.

GRACIAS en primer lugar a la comunidad de Asunción, que no solo nos recibieron con las puertas abiertas dándonos lo mejor que tenían sino que han estado pendiente a cada segundo de nuestra experiencia, que se han recorrido muchos kilómetros por venir a Ayolas a vernos, que nos han guiado en la misión y que para nosotros han sido ejemplo de entrega, de vivir con poco, de humildad, sencillez, cercanía y ejemplo de cómo entregar una vida entera por los más necesitados. Así que gracias Lola, Susi, Mari, Máxima y por supuesto a Imelda, que nos ha acompañado durante todo el tiempo siendo una más y haciéndonos pasar muy buenos ratos.

GRACIAS a todas las familias que nos han acogido, Crispín y Gloria con sus hijos, Doris, la familia Acosta y todo el pueblo de Ayolas y Coratei, que nos han ofrecido lo mejor que tenían en cada momento, que nos han hecho sentir como en casa, que nos han regalado su tiempo y todo lo que tenían y que para nosotros han sido pilares fundamentales donde apoyarnos y ejemplos de superación, lucha y fuerza.

Blog Paraguay (5)GRACIAS a nuestros niños de las clases de apoyo, ellos, los más pequeños, los que sin nada son felices, los que todo lo agradecen, los que en sus miradas se pueden leer muchas historias, los que sin más sonríen, los que han entrado en nuestro corazón y difícilmente podremos olvidar.

GRACIAS a la congregación, a la fundación Spínola solidaria y a toda la familia Spínola que nos han dado la oportunidad de vivir esta experiencia, una familia que hemos sentido muy cerca en la oración y el compartir, una familia que para nosotros ahora es un poquito más grande y en la que tenemos grandes ejemplos de personas que dan la vida, que se acercan a los pequeños y a los más pobres.

Y por supuesto, GRACIAS a vosotras, la comunidad. Gracias a Mariví, Eva, Bea, Marta, Imelda y Claudia, porque hemos vivido un gran sueño compartido, porque siempre, dando lo mejor se ha llegado a lo profundo. Porque hemos compartido oración, días cargados de sentimientos, aventuras innumerables, experiencias que no nos han dejado indiferentes, viajes, comidas, momentos de agobios y de descanso, llantos y muchas muchas risas.

Aquí se acaba esta aventura, pero es un final con sabor a comienzo, a que algo ha cambiado en nosotras, algo que ahora, en nuestras realidades tiene que dar frutos. Paraguay, Ayolas y Coratei nos han tocado, han tocado nuestros corazones, un trocito de nosotras se ha quedado allí y ahora, se tiene que notar aquí. Blog Paraguay (2)

De parte de este grupo de voluntarias, simplemente…GRACIAS