Obrigada

Luanda, 3 de mayo de 2013

Irmã Concha

Ir. Concha

“…El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará”.
Como la madre superiora encontró la suya en otro hemisferio, lejos de su Jerez natal, cuando todo estaba por construir, al comienzo de esta misión en Angola. Pionera. Valiente.

Irmã Carlota

Ir. Carlota
“… Así, pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca”.
No hay en la afición del Kabuscorp do Palanca forofa con tan sólidos cimientos. En su fe, en su vocación de servicio… Y en su convicción de que no hay mejor equipo de fútbol (con permiso del Betis).

Irmã Bea

Ir. Bia
“Por eso os digo: no andéis preocupados por vuestra vida, con qué comeréis, con qué os vestiréis… Buscad primero su Reino y su justicia, -como ella lo busca, con su irreductible alegría, sabedora de que la ansiedad y el desánimo son incompatibles con el Espíritu-, y todas esas cosas se os darán por añadidura…”

Irmã Lily

Ir. Lily
“El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel…”.
Así esta joven argentina, que encontró el tesoro al otro lado del Atlántico, y se aferró a Él. No siempre comprendida, más siempre protegida por su fe.

Branca (postulante)

Ir. Branca
“Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, -como ella lo es, servicial infatigable, escrita la bondad en la palma de su mano-, y hallaréis descanso para vuestras almas…”.

“Irmã” Elisa

Elisa
“… Es como un grano de mostaza, que cuando se siembra en la tierra es más pequeña que cualquier semilla… pero una vez sembrada se hace mayor que todas las hortalizas…”.
Así su fe, aquí, en tierra extraña, entregada a sus pacientes. Generosa, sensible y fuerte. Amiga.

P. G. Mahamud