Septiembre 2021

Menos de 2,50€, eso es lo que puede cobrar una camarera de hotel por recoger, limpiar y dejar impoluta una habitación. Un trabajo duro, donde el cuerpo sufre y la vida se consume. Por eso decidieron juntarse: ellas son Las Kellys (las que limpian), una asociación de camareras de piso que denuncia la precariedad de su trabajo. Reivindican poder tener una jubilación anticipada, que se reconozcan las enfermedades que sufren directamente relacionadas con su labor, que aumenten las inspecciones de trabajo y que los hoteles estén obligados a tener unos estándares laborales óptimos. Organizadas en grupos territoriales, interponen denuncias, presionan para mejorar los convenios, se forman en derechos laborales y limpian a destajo para que todo esté en su lugar, aun perdiendo la salud por el camino.

 

 

Aquí tienes algunos de los enlaces que hemos utilizado para aprender de esta historia y para buscar referencias fotográficas:

LASKELLYS.WORDPRESS.COM

Propuesta:

Cronometra el tiempo que tardas en recoger y limpiar una habitación y 1 baño.

¿Por qué hablar de este tema este mes?

Unas condiciones laborales dignas están en el origen de muchas de las desigualdades y situaciones de pobreza. En España, las camareras de piso han reivindicado sus derechos para salir de la precariedad.

¿Por qué reivindicar cambios si cumples con el Salario Mínimo Interprofesional?

El sector turístico en España es un motor económico, que ha generado muchísima riqueza y que ha ido a parar a pocas manos, aprovechándose del trabajo precario de las mujeres que limpian.

¿Qué es para la Iglesia un trabajo digno?

Con objeto de transformar estas condiciones de quiebra de derechos y de dignidad, Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC plantean estas reclamaciones:

  • Que se sitúe a la persona en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo, a fin de abordar la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un trabajo decente, y de facilitar el diálogo social entre los gobiernos y las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, empresariado y agentes sociales.
  • Que los poderes públicos hagan efectivo el derecho a un trabajo digno para todas las personas, ya que el trabajo es expresión de la propia dignidad
  • Que se reconozca social y jurídicamente el trabajo de cuidados, basado en un planteamiento nuevo de políticas sociales, de género y educativas que facilite una prestación de los cuidados compartida por hombres y mujeres.
  • Que se promuevan unas condiciones laborales que garanticen la integridad física y psíquica de la persona, y su protección social, para que no haya ni una persona muerta más por accidente de trabajo.

Referencias eclesiales

Con objeto de transformar estas condiciones de quiebra de derechos y de dignidad, Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, JEC y JOC plantean estas reclamaciones:

  • Que se sitúe a la persona en el centro de la vida política, de las relaciones laborales y del trabajo, a fin de abordar la indecente precariedad que descarta a millones de personas al acceso a un trabajo decente, y de facilitar el diálogo social entre los gobiernos y las organizaciones de trabajadores y trabajadoras, empresariado y agentes sociales.
  • Que los poderes públicos hagan efectivo el derecho a un trabajo digno para todas las personas, ya que el trabajo es expresión de la propia dignidad
  • Que se reconozca social y jurídicamente el trabajo de cuidados, basado en un planteamiento nuevo de políticas sociales, de género y educativas que facilite una prestación de los cuidados compartida por hombres y mujeres.
  • Que se promuevan unas condiciones laborales que garanticen la integridad física y psíquica de la persona, y su protección social, para que no haya ni una persona muerta más por accidente de trabajo.

¿Qué dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos?

Artículo 23.

  1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
  2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
  3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
  4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

Artículo 24.

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.

¿Qué dicen los ODS?

8: Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos

  • Meta 8 Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios

Datos

La retribución por limpiar una habitación es de 2,50 euros.