Y = ú = agua

Ayolas, 27 de julio de 2015

“San Joaquín y Santa Ana, protéjannos”

Si algo está marcando nuestro paso por Paraguay es precisamente esta palabra: “Y”; en guaraní se pronuncia como una especie de “u” cerrada y significa “agua”.

1 Ayolas 2015Paraguay es vida, vegetación, juventud… la calles de Ayolas están llenas de árboles, pomelos, mangos, mamones…césped por todas partes… pájaros, vacas, gallinas… niños jugando en cualquier lugar… y agua. Desde que pusimos el pie en Asunción, hace ya tres semanas, y siendo recibidas con suaves gotitas de lluvia, vemos como el agua corre por  aceras y ríos, nos rodea y lo llena todo de vida y posibilidades.

Aquí vamos descubriendo su importancia, como el agua marca y configura el estilo de vida de las personas, y nos preguntamos ¿se puede llamar casa a un espacio en el que no hay agua corriente?, ¿dónde, cómo se lavan? ¿cómo ducharse? ¿hay baños en los pequeños espacios que vemos a los lados de las calles?

Cuando llueve desaparecen los caminos de arena, todo se convierte en barro, se adhiere a los zapatos y a veces cuesta caminar. Pero la vida continúa, la mayoría camina con chanclas para no ensuciarse los zapatos o para poder quitarse con rapidez el calzado si fuese necesario meterse en el agua.

Gran parte de la población de Ayolas vive en terreno inundable; La represa, que debería ser el sustento económico de la ciudad, se llena cuando llueve en Brasil y tiene pendientes a los pescadores de la apertura de las compuertas. Si llueve demasiado en el país vecino, los más humildes ven cómo el río invade sus casas y se desplazan con sus cosas y animales a cualquier lugar en mitad del campo hasta que todo pasa para volver empezar de nuevo.

Estas semanas hemos empezado con las clases de apoyo en San Rafael, un barrio de pescadores. Impartimos las clases en un pequeño local que se utiliza como lugar de reunión para ellos, y aun estando situado en mitad del río, de momento no tenemos agua.

2 Ayolas 2015Los niños nos esperan cada día ansiosos por empezar a aprender, aunque para ellos son vacaciones de invierno. Sorprende el deseo tan grande, la curiosidad y a la vez que muchos no sepan leer, escribir o multiplicar estando en 4º de primaria. Nos sorprenden sus ganas y a la vez que no puedan asistir cuando llueve por el miedo a las inundaciones. Los vemos llenos de vida, con infinitas posibilidades, nos enseñan más que nosotros a ellos con su sencillez, con la complejidad de sus vidas, con su modo de ayudar a sus familias hasta el punto de no asistir a la escuela para reconstruir sus casas o las de sus abuelos… y no podemos evitar preguntarnos por qué tanta diferencia entre vivir aquí o en otro lugar del mundo.  Sintiéndonos afortunadas de poder acercarnos a sus vidas le preguntamos al Señor, ¿qué quieres de nosotras aquí?

3 Ayolas 2015El agua se mezcla con el vino en la Eucaristía, y esta es nuestra mayor certeza, el Señor se mezcla con nuestra realidad. Cada mañana ponemos en sus manos el día y nos sorprende con nuevas propuestas. Hemos vivido un encuentro de jóvenes, “¡Atrévete a soñar!” y hemos disfrutado descubriendo con ellos sus sueños, los de su familia y las propuestas que el Señor nos hace. Estamos viviendo la Eucaristía en una Iglesia joven y comprometida en la que los sacerdotes vibran con el Evangelio y proponen acercarse a Jesús Vivo; cantamos en guaraní y nos emocionamos con los gestos que vemos. Y hemos celebrado Santa Ana, en familia, con sabor Spínola entre risas, bailes regionales y agradecimiento a la Congregación y a las Esclavas que gastan aquí su vida.

¡Ojalá que el Espíritu siga derramándose sobre nosotras como lo hace el agua en cada rincón de este país!